Nuestras últimas entradas en el blog…

img
0
XXVI SEMANA DE CINE FANTÁSTICO Y DE TERROR DE DONOSTIA (2015)
terror_2015

Uno de los propósitos del blog de Ganora Filmak es dar cuenta de lo que se estrena en los cines y tiene interés, siguiendo el criterio de vinculación entre los Derechos Humanos y el audiovisual que nos hemos marcado desde el principio. Pero no sólo es para eso. También intentamos estar conectados con los acontecimientos que más nos atraen y con los que podemos tener una relación. Es el caso de la Semana de Cine Fantástico y de Terror de nuestra ciudad. La Semana, para los amigos.

Y el que aquí suscribe lleva unos cuantos años acudiendo al certamen que más diversión y jolgorio ha creado en Donostia en sus 26 años de andadura. Y ese tono gamberro es lo que lo ha hecho único en su especie. Todo el mundo sabe que el público siempre es fundamental para cualquier festival que se precie (Cannes habita en otro universo, por así decirlo), pero es que en la Semana se ha convertido en el combustible que hace que este viejo motor casi pasado de kilometraje ruja cada año como un rutilante Rolls.

Repasemos la programación de este año (Teatro Principal):

Día 31 de octubre.

Este año inauguramos con Absolutamente todo (2015), rutilante regreso al largo de Terry Jones, miembro de los Monty Python y que ya pasó por Sitges (por no repetirnos después, hay otras películas que también dieron un primer paso en el festival catalán, entre otras, La bruja, We are Still Here o The Hallow, pero como todos bien sabemos, el pase de la Semana es “irrepetible” y no intercambiable con Sitges). En esta ocasión, el bueno de Jones nos brinda una comedia con un Simon Pegg a quien le llegan poderes divinos que tendrá que saber usar para salvar a la tierra. Los extraterrestres que le brindan semejante poder hablan con las voces de los Monty Python, y el perro al que hace hablar el protagonista, la de Robin Williams. Para comenzar la semana riendo, no parece un mal comienzo. Sólo esperemos no acordarnos demasiado del Jim Carrey de Como Dios (2003).

Luego tenemos en la sesión de las 22:00 The Howl, que literalmente significa aullido. Con ingredientes tales como un tren que se detiene muy bien sin saber por qué, un bosque lleno de oscuridad y misterio (me da que este año vamos a tener una sesión de bosques terroríficos), unos pasajeros que se convierten en víctimas en un abrir y cerrar de ojos, y claro, unos licántropos que precisamente no están ahí para hacer amigos, tenemos nuestra primera dosis del terror que parece que rondará por muchas de las películas de esta edición.

Y la noche de Halloween llega con la habitual doble sesión. Primero con Baskin, una temible delicia turca de un director con nombre de animal farmacéutico (Can Evrenol, que ya tenía un corto homónimo que ha desarrollado) que nos sorprenderá sobre todo en su “tramo final” en palabras de Josemi Beltrán, director de la Semana. En el Principal siempre estamos abiertos a las sorpresas. Y ya metidos en plena madrugada nos llegará como un viento cortante Tag, lo nuevo del prolífico y radical Sion Siono (sin olvidarnos de Takashi Miike, claro). Este polifacético autor (toca también la poesía) nos trae una de colegialas despedazadas y masacradas (me da que lo de Suicide Club (2002) se quedará corto), pero todo con un aire de crítica hacia la sociedad japonesa y según varias voces, con dosis rasurantes de feminismo radical. Habrá que ver, sobre todo si a las 4 de la mañana aguantamos.

Día 1 de noviembre.

El día de todos los santos se abre con una de Schwarzenegger, aunque habría que decir mejor, una en la que sale, ya que el bueno de Arnold no parece estar para los tiros y mamporros que nos acostumbró en los 80 y 90. Maggie es el título del film, con una hija que se infecta de una extraña enfermedad, vamos, que se va a transformar en una zombie, y Schwarzenegger es el buen padre que va a cuidarla en todo el proceso zombificador. Si el actor austriaco está en una drama de zombis, los tiempos están cambiando.

En la segunda sesión del día veremos La bruja de Robert Eggers que, con su pinta de inocente hipster se llevó nada menos que el premio al mejor director en Sundance. Dicen por ahí que esta historia de brujería ambientada en la Nueva Inglaterra del siglo XVII es una de las sensaciones del año. El trailer al menos, sí que crea intriga (aunque en las pelis de terror, cuál no lo hace). Y de nuevo, un bosque maldito y misterioso es el decorado de esta historia.

Y en la doble ración de la noche tenemos Summer Camp, debut como director del guionista Alberto Marini, y We are Still Here, terror con toques retro, de Ted Geoghegan. En la primera unos monitores usamericanos (más otro monitor local llamado Antonio, interpretado por un Andrés Velencoso y cuyo dominio del inglés hace casi pensar en que se ha transformado en Andrew) llegan a un campamento de verano para chicos que van a aprender inglés. Antes de que lleguen los niños preparan el terreno en la vieja casona, pero algo misterioso hay en el ambiente (cómo no, la casa está en medio de un bosque no menos inquietante) y empiezan a transformarse uno tras otro durante un lapso de tiempo en verdaderos zombis que atacan, claro está, a aquellos que no se han transformado. Estamos ante una película en la que uno se pregunta como es habitual en este tipo de subgénero, cuál es la causa de todo esto, y como no podía ser de otra manera, se van alternando posibles fuentes de zombificación (la rabia canina, un extraño polen,…). Es una película que no parece ofrecer nada nuevo bajo el sol, pero tal vez la conversión cronometrada en zombis sea su mejor hallazgo. Y los que somos miopes gafotas nos identificaremos en seguida con uno de los personajes de la trama. En el fondo ya se sabe, los campamentos de verano siempre han tenido un ambiente especial.

Para terminar la sesión, We are Still Here, con una pareja que intenta recuperarse de la pérdida de un hijo en una casa poseída de espíritus que no les dejarán ni a cal ni a canto. A su paso por Sitges, alguno ha reconocido influencias de Lucio Fulci, y eso puede ser bueno. O tal vez no. Y no nos olvidemos que los parajes de Nueva Inglaterra vuelven a ser el decorado de este terror con aire vintage.

Día 2 de noviembre.

Un lunes siempre es un día un tanto fatigoso, y por eso la Semana nos pone un plato múltiple para degustar en pequeñas diócesis (como diría mi padre). El primer maratón de cortos de este año es el de animación, con 9 pildoritas de origen muy diverso, desde China a Euskadi (Aitor Oñederra nos mostrará su brote de Kimuak), pasando por varias aportaciones francesas. Y luego vendrá la esperada nueva adaptación del mito del moderno Prometeo que Bernard Rose ha pasado por varios festivales y que, con criterio moderno y actual (impresora 3D incluida), ha titulado FRANKƐN5TƐ1N. No nos olvidamos de los rostros conocidos que nos vamos a encontrar en esta versión, destacando entre otros, Carrie-Anne Moss (siempre Trinity), Danny Huston o Tony Todd, que vuelve a colaborar con Rose dos décadas después de Candyman (1992). La renovación de la criatura de Mary Shelley trae incluso algún guiño a versiones anteriores (el archifamoso “It’s alive! It’s alive!” de Colin Clive retumba en el trailer). Esperemos que no chirríe.

Y el día de muertos terminará con Mamuen antzokia/Gekijô-rei de Hideo Nakata. El autor que nos hizo sufrir con las películas de Ringu (1998 y 1999) y en Dark Water (2002), sin confundir con las versiones norteamericanas, vuelve por sus fueros y esta vez nos meterá en un teatro donde durante la preparación de una obra los actores deberán enfrentarse con muertes inexplicables y muñecas que nos van a dar mucho, mucho miedo.

Día 3 de noviembre.

Una nueva ración de cortos, esta vez la habitual sesión de productos españoles (8) que nos demostrará la buena o no tan buena salud del cortometraje en el estado. Y como colofón, en esta primera sesión del día, nos llega un terror más casero, entendido sobre todo en el sentido de parquedad de medios. Curtain es lanzada con el siguiente eslogan: “Puso una cortina de ducha… mala idea”. Si además añadimos que se ha hecho con dos duros (unos 20.000 euros de crowdfunding para más detalle) y que se ha anunciado como “película de terror indie”, no sé por qué, pero creo que el público de la Semana va a disfrutar. Por el catálogo nos enteramos también que su director, un tal Jaron Henrie-McCrea, hizo en 2012 su particular per-versión de una de las obras maestras de Hitchcock, Pervertigo. Lo dicho, habrá aullidos.

Como no podía ser de otra manera, la sesión de las 22:00 se cierra con una película hecha a tres manos, de esas que en pleno ecuador de la Semana nos deleita por lo escabroso, exagerado y casi inconcebible de sus propuestas. Esta vez el título elegido es German Angst (literalmente, ‘Miedo alemán’), y sus tres episodios se llaman “Final Girl”, “Make a Wish” y “Alraune”. Los perpetradores de esta triple pirueta, Buttgereit, Kosakowski y Marschall son viejos conocidos germanos (Nekromantik o Tears of Kali) y según reza la web de la película, defienden que “es tiempo de recuperar la pantalla demoniaca”. ¿Una nueva visión del género? Está por ver.

Día 4 de noviembre.

Si a estas horas del partido alguno se podía sentir cansado con tanto pase y maratón, el miércoles 4 se nos dan un mismo número de sesiones para terminar de recuperarnos en nuestros cubículos del Principal. El cansancio en los festivales es algo con lo que uno convive como si fuera el aire que respira.

La tarde comienza bien pronto (16:30) y bien fuerte con Bridgend, una película que se basa en los múltiples casos de suicidio que ocurrieron en pocos años desde 2007 en el pueblo homónimo del sur de Gales. Lo más espeluznante fue que muchos de los que se suicidaron eran adolescentes y además, la mayoría lo hicieron ahorcándose. Si una de las mayores sensaciones que el miedo produce es el escalofrío y el sudor frío, el público del Principal no va a ser menos y creo que lo vamos a pasar realmente mal.

A las 19:00 llegará por fin, una película hecha por gente de la nuestra, y además, para nosotros: La Semana (The Movie). El teatro estará a reventar en esta ocasión (con muchos de los protagonistas ocultos en la oscuridad de sus butacas), y creo no confundirme al pensar que podemos tener un pase con una sensación parecida al del corto ¿Por qué te vas?, aquel glorioso canto de cisne que hicimos para Rebor antes de su emigración a tierras más excelsas. El colectivo Kristonkino nos dará uno de los momentos que quedarán para el recuerdo de esta XXVI edición.

Como la peli de la Semana no dura mucho, Josemi y compañía han podido encajar el anime de este año en una sesión intermedia de la tarde del día 4. El festival de Annecy es siempre un referente para saber lo que se cuece en la animación más audaz, y claro está, también en el anime japonés. Este año el premio especial del jurado se lo llevó Miss Hokusai, y como además ha ganado el premio al mejor largo de animación en Sitges, la película tenía que llegar a nuestra pantalla casi por inercia. La historia de la hija del gran Hokusai que ha elaborado Keiichi Hara (Shin Chan y Doraemon lo han tenido varias veces como director) será un anime mucho más cercano a la poesía del estudio Ghibli que a esas películas que en la Semana nos suelen impacientar un poco cuando vemos que no nos enteramos mucho del argumento, ni siquiera de quiénes son los personajes que están luchando o por qué (pienso en Saint Seiya, Blood-C, Redline o Evangelion 2.0). Sólo por ver la recreación que Hara ha realizado de los cuadros del gran pintor japonés, merecerá la pena el visionado.

Y volvemos a la noche, a la doble ración de las 22:00. Otra vez dos películas que han pasado (que no vivido) por Sitges y a las que tenemos ganas. La primera, The Hallow (aunque también conocida como The Woods), nos lleva de la mano de un novato e inspirado Corin Hardy al terror más primigenio con una historia de familia aislada en una casa en medio de un bosque irlandés lleno de misterio y nocturnidad. Evidentemente, tendremos monstruos y un miedo del bueno, del que nos gusta sufrir encajándonos más y más en nuestras butacas. Y para terminar la noche la peli de bichos que estábamos esperando. Stung nos va a aguijonear con sus avispas tamaño XL y con picaduras descacharrantes, espero.  No obstante, mucho me temo que saldremos con una sensación desasosegante porque camino a casa nos podemos cruzar con alguna de esas vespas velutinas que tanta guerra están dando últimamente por estos lares.

https://youtu.be/uTSCay1szhs

Día 5 de noviembre.

Si el veneno de la noche anterior aún no se ha introducido plenamente en nuestro cuerpo, podemos adentrarnos en la doble ración de la tarde del jueves 5, una megahistoria de esas que nos regalan los japoneses de vez en cuando. No es anime (que ya se hizo para televisión), pero sí el manga de Hajime Isayama adaptado en imagen real, El ataque a los titanes y su segunda parte El ataque a los titanes: El fin del mundo, son las dos películas que Shinji Higuchi ha rodado casi al unísono. Si con Miss Hokusai hemos dicho que se llena el cupo de anime de este año, las dos películas sobre los titanes harán gozar a los amantes del manga original y de las grandilocuentes y míticas historias. Esas construyen nuevos universos y que tanto gustan en Japón.

A las 22:00 tendremos a Turbo Kid haciendo de las suyas en una desternillante y inconmensurable mezcolanza de sabores añejos de los 80 aderezado todo con un poco de gore. Ese gore que antaño fuera seña de identidad de la Semana y ahora ha quedado reducido a lo que veremos aquí. Todo esto está dirigido por un trío de Québec, que se hacen llamar RKSS (Roadkill Superstar) y que han logrado hacerlo con muy bajo presupuesto pero con mucha gracieta. Si algunos han definido Turbo Kid como “Mad Max en una BMX”, el resto es silencio. Que nos vamos a reír, garantizado.

Y a partir de la medianoche tendremos la segunda noche maratoniana de este año. Un plato doble compuesto por el remake estadounidense de aquella Martyrs que nos puso los pelos como escarpias hace unos 7 años y el homenaje que se merece uno de los padres del terror moderno en el cine, el recientemente fallecido Wes Craven (en palabras de Robert Englund “un hombre brillante, amable, atento y muy divertido”). De Craven podían haber escogido algún Scream, alguna Pesadilla de Freddy, o La última casa a la izquierda. Incluso el terror hubiera llegado a cotas inimaginables en el Principal si nos ponen Música del corazón. Pero el equipo de la Semana tiene buen criterio y son cinéfilos, y por eso la madrugada se terminará con Las colinas tienen ojos (1977), film que encumbró a Craven como un buen director del género antes de que llegara Freddy.

Día 6 de noviembre.

Si hemos llegado vivos (no sé si coleando) a este día, significa que aún podemos aguantar un poco más. Y es que el último día de la Semana siempre tiene un aire especial, no fúnebre, que sería lo propio, sino de melancólica despedida. Ves a los amigos que hasta dentro de un año no volverás a ver, al menos en las mismas circunstancias, y eso hace que del colofón siempre sea distinto de los demás días.

A las 16:30 tenemos un documental, I Am Your Father, un homenaje a alguien a quien debemos muchos miedos y sobre todo, recuerdos de una presencia imborrable (eso sí, para nosotros con la voz del gran Constantino Romero). Detrás de Darth Vader estaba siempre, o casi siempre, David Prowse, y su historia es digna de ser recordada. Toni Bestard y Marcos Cabotá nos han hecho este favor, y tal como ocurrió con Sixto Rodríguez, recuperaremos (o descubriremos) muchas historias que cambiarán para siempre cada nuevo visionado de la saga de Star Wars. Y tras este documental, para no perder la tradición, tendremos una película sorpresa. Viendo el tono que tiene la Semana del 2015, suponemos que se acercará más al miedo, al género. Como siempre, quedamos expectantes.

Para la clausura no podía faltar un exorcismo como Dios manda. Exorcismo en el Vaticano (en inglés Vatican Tapes, aunque traducirlo como las cintas del Vaticano podría malinterpretarse) cerrará la edición de este año con una historia de posesión que aunque parezca pequeña y localizada en una joven endemoniada de 27 años, tendrá en vilo a los expertos de la Santa Sede. Y por qué no, a toda la raza humana. La exorcizable es Olivia Taylor Dudley, actriz en estos últimos años con una fructífera carrera, si al menos observamos sólo la cantidad de películas en las que ha participado (7 en dos años). Y le acompañan como curas expertos en exorcismos dos actores que, en principio, me cuesta mucho ver en estos papeles: Michael Peña y Djimon Hounsou. Esperemos que se dé una buena noche para un exorcismo.

https://youtu.be/P17r4EIgAT8


La Semana fuera del Teatro Principal

Las películas del Teatro Principal no son lo único que hay en la Semana de Cine Fantástico y de Terror, pero sí su fundamento. No hay que olvidar que el ciclo de este año, ¡Sigue grabando!/Jarraitu grabatzen! ofrece un breve pero interesante recorrido a través de seis muestras del cine de falsos documentales y de metraje encontrado. Se podrán ver en el Victoria Eugenia en versión original subtitulada al euskera y habrá de nuevo libro sobre el ciclo. Además, en el mismo teatro se proyectará el 5 de noviembre a las 19:45 Euskal Harriaren ABD-ak, una especie de versión a la vasca de esas películas de varios directores que cuentan pequeñas historias de terror (pienso en V/H/S sin ir más lejos). Aunque la gamberrada está servida por este colectivo (Katihotsak Logia), veremos dónde se sitúa el cine de género en Euskadi, y hecho también en euskara. Mientras algunos vuelan alto por festivales y premios internacionales, los 26 directores que han glosado el abd-ario vasco, vuelven a lo más elemental del cine cutre y al mismo tiempo radical.

Antes de llegar a otras actividades, recordemos que durante la Semana también vemos muchos cortometrajes que pueden optar a diversos premios, tanto por parte del público como de un jurado oficial o del jurado joven.

Y cómo no, las exposiciones, “Iberia FX: Oficio y artificio en el cine español” (coordinado por Flash-Back), “Star Wars Aiete” (colección José María Arosa) y la ración habitual del cómic con Euskadi Fantastikoa XI (Mai Egurza) y Antonio Hitos, con su obra Inercia.

Por último, y de pasada, tenemos que citar el cine para niños (Luke eta Lucy y The Snow Queen), el proyecto transmedia del Faro del Misterio, que quiere desarrollarse durante todo el año de la capitalidad cultural de Donostia2016, y la Voodoo-Bia que inaugura la Semana (como antes hicieran la Behobia Z, Danborrada Z o la Nekrobira).

Todo está preparado, disfrutemos y vivamos la Semana. No profanéis el sueño de sus habitantes.

-Zigor Etxebeste Gómez-