Nuestras últimas entradas en el blog…

img
0
XIV FESTIVAL DE CINE Y DERECHOS HUMANOS
anuncio festival

2016 es el año de la capitalidad europea para Donostia y dentro de la programación que se está llevando a cabo, también los habituales certámenes de nuestra ciudad se unen a tal egregio acontecimiento, si bien su habitual savoir faire mantiene su idiosincrasia, sin que la capitalidad influya en su devenir. Tal es el caso del Festival de Cine y Derechos Humanos que nos ocupa, cuya decimocuarta edición le convierte con letras mayúsculas en uno de los que más aportaron en la designación de la capitalidad (los otros pesos pesados habrán sido, qué duda cabe, el Zinemaldia, el Jazzaldia o la Quincena, sin olvidarnos de nuestra querida Semana de Terror). Todas las vertientes y temáticas que rodean el programa de Donostia 2016 (las olas de energía, la cultura para la convivencia, los faros de la paz, de la vida, de las voces, las conversaciones,…) tienen un claro eco en un festival, que si bien se centra en el cine (sobre todo en el Victoria Eugenia, pero también en las casas de cultura), desde sus inicios ha sido mucho más, y ha fomentado la participación en los coloquios posteriores a las proyecciones, ha ofrecido interesantes exposiciones, se han hecho conciertos, organizado talleres y seminarios, y ha llevado a los jóvenes al cine con sesiones pensadas ex profeso.

Este 2016 no iba a ser menos, y así tenemos un par de novedades que añadir al ya atractivo programa. El Festival donostiarra lleva varios años formando parte de Human Rights Film Network, una red en la que participan muchos festivales de cine que tienen a los derechos humanos como eje fundamental. En esta ocasión, se ha organizado un Fórum Europeo de esta red de festivales que tendrá lugar durante tres jornadas (15-17 de abril) en el Museo San Telmo. En las dos primeras se tratarán dos temas: el 15 de abril “Fronteras, Refugio y Migración”, y el 16 “Impacto del Cine de Derechos Humanos”. El día 17 estará reservado para una reunión de los miembros europeos de la Human Rights Film Network.

Por otra parte, también en el marco del Festival, se celebrará el Encuentro Juvenil Internacional de Cine y Derechos Humanos y cuyo objetivo es “impulsar la reflexión sobre la vulneración de los derechos humanos y la manera de favorecer la garantía de su ejercicio a través de las artes audiovisuales”. En este Encuentro se crearán fundamentalmente unos talleres para que los jóvenes participantes profundicen en la utilización del cine como herramienta para la educación en derechos humanos. La nueva joya de Tabakalera, la biblioteca de creación Ubik, será el lugar donde se desarrollen las actividades.

Pero en el festival sobre todo hay cine, mucho cine. 33 largometrajes y 23 cortos están programados este año, de los cuales 23 largos y 17 cortos se podrán ver en el Victoria Eugenia, la sede oficial del certamen. Muchos son los temas que abordan las películas y en ellos se aprecian los problemas que hoy en día azotan nuestro mundo. Desde la situación del pueblo gitano, pasando por el yihadismo o los matrimonios infantiles concertados, veremos también las dificultades de la migración y de los refugiados, la compraventa de mujeres, las guerras, la realidad de Armenia o del Sahara, el narcotráfico y su violencia contra las mujeres, la pobreza energética, la importancia del diálogo para resolver conflictos,… En resumen, los espectadores que veamos las películas de este año vamos a ser interpelados constantemente para crear conciencia y removerlas incómodamente.

 

 

De todas los largometrajes que vamos a ver, vamos a glosar 11 (por ser un número equitativo) como recomendaciones destacadas del XIV Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián:

15 de abril

 

  • EL EXTRANJERO LOCO (Tony Gatlif, 1997):

El director francés de origen argelino Tony Gatlif es la décima persona agraciada con el Premio Festival de Cine y Derechos Humanos sobre todo por su gran labor en defensa del pueblo gitano al que pertenece y por dar voz a aquellos marginados que siempre la han necesitado. Director habitual en festivales internacionales, viene a Donostia a recibir el premio y de paso, se proyectará El extranjero loco, película que completaba la trilogía que realizó entre 1983 y 1997 en torno a la música romaní (las otras dos eran Latcho Drom y Les Princes). En palabras del propio Gatlif, “este tipo de música grita el miedo y el dolor de un pueblo que tiene el alma dolorida. Es por lo que la música romaní es bella (…) es un grito de dolor, un dolor ancestral que viene del alma de todo un pueblo. Es pura rebeldía, nada está fabricado, todo se vocifera”. El protagonista es el polifacético e incansable Romain Duris.

 

  • LAND OF MINE / UNDER SANDET (Martin Zandvliet, 2015):

Desde Dinamarca nos llega una multipremiada película que repasa un inquietante episodio del final de la Segunda Guerra Mundial. Unos 2600 jóvenes alemanes, presos del conflicto bélico, fueron obligados a desminar la costa danesa entre mayo y octubre de 1945. Muchos de ellos no sobrevivieron y en esta película se retrata la historia de aquellos que pasaron de verdugos a víctimas y seguramente nos hará dudar sobre nuestros, en apariencia, firmes valores y sobre el verdadero sentido de la justicia.

 

 

 

16 de abril

 

  • EL CASO FRITZ BAUER / DER STAAT GEGEN FRITZ BAUER (Lars Kraume, 2015):

Fritz Bauer fue fiscal general del estado en la RFA de 1950 a 1968 y una de sus mayores contribuciones fue llevar a cabo las investigaciones para poder aclarar las responsabilidades que mandos de las SS tuvieron en el exterminio del campo de concentración de Auschwitz. Dentro de este proceso un hecho determinante lo constituyó encontrar pruebas en 1957 de que Adolf Eichmann, uno de los responsables máximos de la llamada “solución final”, estaba viviendo en Argentina bajo otro nombre. La historia se centra en las pesquisas de Bauer para poder detener a Eichmann, en las trabas que el sistema judicial alemán le ponía y en los contactos que el fiscal tuvo con el Mossad israelí para que el criminal de guerra fuera capturado en Argentina, llevado a Israel y juzgado y ejecutado finalmente en 1962. La película se prevé intensa y conforma otro peldaño más dentro de la filmografía germana que repasa su más reciente historia.

 

 

 

17 de abril

 

  • MAÑANA / DEMAIN (Cyril Dion, Mélanie Laurent, 2015):

Flamante ganadora del César al mejor documental el pasado febrero, desbancando a la maravillosa El botón de nácar (Patricio Guzmán), la propuesta de Cyril Dion y Mélanie Laurent (cuyo rostro nos es familiar desde que fuera una de las protagonistas de Malditos Bastardos) nos lleva a un viaje por todo el mundo para mostrarnos cómo podemos solucionar los problemas que estudios sobre un futuro cercano nos indican que es poco menos que apocalíptico. El trailer del film es un tanto edulcorado, pareciendo que vamos a viajar y ver muchas partes del planeta en las que la bondad de la humanidad parece inherente a su proyecto futuro. Pero insisto, es el trailer, la película esperemos que no sea tan naïf.

 

 

 

 

18 de abril

 

  • LA FRANCE EST NOTRE PATRIE (Rithy Panh, 2015):

El realizador camboyano ya nos tiene enganchados desde hace mucho tiempo, y cada vez que hemos visto una de sus películas (destacamos S-21, la máquina de matar de los jemeres rojos (2003) y La imagen perdida (2013)), siempre nos ha parecido interesante, y a veces, casi magistral. Echando mano sólo de imágenes de archivo (justo las que faltaban en su anterior film), Panh nos vuelve a llevar a su tierra pero en este caso tratando la difícil situación colonial en la Indochina francesa. El documental participó en el último FIPA de Biarritz, obteniendo muy buenas críticas. Es una de las grandes recomendaciones del Festival de este año. Y aunque parezca lo contrario, también nos reiremos.

 

 

 

 

19 de abril

 

  • FACEBOOKISTAN (Jakob Gottschau, 2015)

Estamos en un nuevo país, el país de Facebook, con una población de 1500 millones de personas. Sus habitantes comparten fotos, recuerdos, comentarios, datos personales, parece un buen lugar donde crear amistad y bonhomía. Y sin embargo… Facebookistan nos muestra lo que realmente existe detrás de lo que inocentemente compartimos, los intereses que la empresa de Zuckerberg esconde por manejar millones de datos de millones de personas. No hace falta pasaportes para viajar en Facebookistán, sólo rellena un formulario y bienvenido al mundo de lo compartido, aunque no sepas qué se hace con ello.

 

 

20 de abril

 

  • DIEZ AÑOS Y DIVORCIADA / ANA NOJOOM BENT ALASHERAH WAMOTALAGAH (Khadija Al-Salami, 2015):

Hay problemas en el mundo que cuando nos los muestran una película nos llenan de asombro, sorpresa, indignación y a veces hasta espanto. Casar a una niña con diez años en contra de su voluntad es brutal, cercena muchas de las libertades que tiene y además, la deja totalmente sola y desamparada frente a su marido, que será mucho más mayor que ella y la tendrá a su merced. Esta película yemení removerá muchas conciencias y nos golpeará para que sepamos que en algunas partes del mundo las niñas no son sólo inferiores por ser mujeres, sino que además, no les permiten vivir su infancia. En este festival el espectador no se puede quedar indiferente.

 

  • GENTE DEI BAGNI (Stefania Bona, Francesca Scalisi, 2015) –subt. en euskera-:

Introducirse en unos baños públicos para observar con la cámara a toda la gente que pasa por ellos se presenta bien como una premisa bastante insulsa o bien como un auténtico diamante en bruto que puede descubrirnos un universo dentro de una ciudad en que diversas personas de muy diversos orígenes se van a encontrar en los últimos baños públicos de Turín. Si la película se ha acercado a los personajes más atractivos, ganaremos mucho en su visionado, y si además introduce pequeñas dosis de humor irónico (que por lo que aparenta ser el film, lo requiere), podemos estar ante una de las sorpresas del festival. De hecho, en Nápoles, en Roma y en Trento ha sido premiado.

 

 

21 de abril

 

  • AMONG THE BELIEVERS (Hemal Trivedi, Mohammed Ali Naqvi, 2015):

Las madrasas las solemos definir como escuelas coránicas, aunque su sentido sea más amplio y no tienen por qué ser religiosas. Sin embargo, en algunos lugares de Oriente Medio, como Pakistán, pueden ser organizadas y manejadas por imanes cercanos a la Sharia y al ISIS. Es el caso de esta película que, entre creyentes, nos zambulle en el mundo del clérigo Abdul Aziz Ghazi quien fomenta en su red de madrasas el yihadismo. Como suele ser habitual en estas películas, los espectadores locales, que no solemos tener profundos conocimientos ni del Islam ni de su cultura, pondremos el grito en el cielo por lo que veamos. El coloquio se presenta interesante.

 

  • UNA HISTORIA DE LOCOS / UNE HISTOIRE DE FOU (Robert Guédiguian, 2015):

Tras su paso por el festival en 2014 para recoger el mismo premio que Tony Gatlif este año, el marsellés Guédiguian presenta su última realización, que podríamos decir que pasó sin pena ni gloria por el festival de Cannes del año pasado. De vez en cuando el interés de Guédiguian se ha alejado algo de su ciudad natal y de sus habitantes (no así de su querida Ariane Ascaride, que siempre le acompaña en casi todas las películas) para abordar otros asuntos, bien sea un acercamiento biográfico a Miterrand, bien un repaso a la historia reciente. Y en este ámbito deberíamos situar Una historia de locos, ya que el director francés, cuyo origen es armenio, se ha ido interesando cada vez más sobre este pequeño lugar del Cáucaso cuya historia ha sido muy convulsa y sobre todo, muy desconocida. La película es una adaptación muy libre del libro “La bomba”, del periodista y escritor José Antonio Gurriarán y recorre un tramo temporal que va desde el genocidio armenio de los años 20 a los actos terroristas de los años 70 y 80 del Ejército Secreto para la Liberación de Armenia.

 

22 de abril

 

  • FATIMA (Philippe Faucon, 2015) –subt. en euskera-:

Como plato final tenemos la película que sorprendió en los César de este año, llevándose tres premios (mejor película, mejor guión adaptado y mejor actriz revelación), desbancando a películas tan célebres como Dheeepan, Marguerite, Mustang o Trois souvenirs de ma jeuneusse. De todas formas, Fatima ya auguraba algo bueno cuando el sindicato francés de la crítica cinematográfica la eligió como mejor film francés de 2015 antes de los César. La historia que nos cuenta la película tiene mucho de lucha, de poder salir adelante en un país en el que vives pero en el que no te resulta fácil integrarte. En Francia hay una gran población de origen magrebí, africano o asiático y aunque viven y mueren en el país vecino, no siempre tienen fácil ser parte de él. Esa “negación de la francesidad” y seguramente otros temas como la incomunicación entre padres e hijos o la difícil vida en los banlieu franceses son los temas que tratará la película de clausura en el XIV Festival de Cine y Derechos Humanos. Estaremos allí para verlo.

 

 

 

Zigor Etxebeste Gómez